Aplicaciones del relé o relevador.

Comencemos por definir los que es un relé, y este no es más que  un interruptor accionado por un electroimán.  Un electroimán está formado por una barra de hierro dulce, llamada núcleo, rodeada por una bobina de hilo de cobre.

Al pasar una corriente eléctrica por la bobina  el núcleo se magnetiza por efecto del campo magnético producido por la bobina, convirtiéndose en un imán  más potente, cuanto mayor sea la intensidad de la corriente y el número de vueltas de la bobina. Al abrir de nuevo el interruptor y dejar de pasar corriente por la bobina, desaparece el campo magnético y el núcleo deja de ser un imán.

Un relé se puede conectar para que el claxon se suene  cuando se active la alarma, mediante la salida de luz de estacionamiento fuera de la alarma. El relé cambia la polaridad del positivo a negativo, actuando como un inversor de polaridad.

Otra forma de conectar el claxon, es conectar el terminal 86 del relé a la salida de la alarma (si lo tiene), o en el motor de arranque para desactivar la salida de la alarma (si es negativo).

Hay que encontrar el cable de arranque (manivela) en el interruptor de encendido y cortarlo. Se utiliza la terminal cerrada (87a) del relé. Cuando el relé está desactivado, el cable de arranque que ha sido conectado al relé se enciende, ya que hay un circuito continuo. Cuando la alarma se activa, y el relé hace tierra.

Los mismos resultados se pueden lograr, simplemente con conectar el terminal 85 del relé a una constante fuente de 12 voltios. El problema es que el relé se activa todo el tiempo cuando la alarma está activada, el dibujo actual de la batería.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*